Cataluña: el Gobierno se prepara para impugnar la ley de referéndum ante el Constitucional

El Gobierno se prepara para actuar en respuesta a la previsible aprobación en Cataluña de la ley del referéndum, con la que los independentistas pretenden dar amparo legal a la consulta secesionista prevista para el 1 de octubre.
La diputada de la CUP Anna Gabriel interviene el miércoles ante el pleno del Parlamento catalán. EFE/Toni AlbirLa diputada de la CUP Anna Gabriel interviene el miércoles ante el pleno del Parlamento catalán. EFE/Toni Albir

Las formaciones políticas partidarias de la independencia de Cataluña, Junts pel Sí y la CUP, han pedido una alteración del orden del día del pleno del Parlamento catalán para que se debata y vote la Ley del Referéndum, con un margen de sólo dos horas para que los grupos presenten enmiendas.

Previamente, la Mesa del Parlamento admitió a trámite la ley del referéndum con los votos de la mayoría independentista de Junts pel Sí (JxSí), el apoyo de Catalunya Sí Que Es Pot (CSQEP) -la marca de Podemos en Cataluña- y el rechazo de Ciudadanos y de los socialistas del PSC.

Mientras, el Gobierno central y el Tribunal Constitucional están preparados para actuar en respuesta a los pasos que se den en Cataluña.

Los miembros del Gobierno están avisados de la posibilidad de que hoy mismo sean convocados a un Consejo de Ministros extraordinario para autorizar al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, a impugnar ante el Constitucional las decisiones que se tomen desde el Parlament o el Govern de la Generalitat.

Los magistrados del Tribunal Constitucional están reunidos desde las diez de la mañana en un pleno ordinario, cuyo orden del día se puede ver alterado en cualquier momento por los acontecimientos en Cataluña.

El pleno del Constitucional estudia la recusación de sus doce magistrados presentada por la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, con el objetivo de resolver esa cuestión antes de que lleguen las previsibles impugnaciones de los pasos hacia el referéndum soberanista del 1-0.

Si la ley del referéndum es finalmente aprobada, el Tribunal Constitucional la suspenderá cautelarmente de inmediato y lo hará con efectos de la fecha de presentación del recurso, como ocurre con cualquier impugnación del Ejecutivo central sobre una norma autonómica en la que se invoque el artículo 161.2 de la Constitución, que regula esa suspensión.