PENA MUERTE CONGRESO MUNDIAL

Termina en Madrid el V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte

El V Congreso Mundial contra la Pena de Muerte celebrado en Madrid deja buen sabor de boca a sus organizadores, pese a la ausencia de los países clave: China, Irán y Estados Unidos.
Archivo/EFEArchivo/EFE

Han sido tres largos días de debates, testimonios y presencias relevantes, que han concluido con la promesa de más países de caminar hacia la abolición.

Para el portavoz de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte, Kevin Miguel Rivera, este encuentro ha sido una plataforma “para educar a otros” donde lo más positivo “es la riqueza de compartir opiniones” sobre un tema tan controvertido como la pena capital.

A lo largo de las últimas cuatro décadas se ha avanzado considerablemente hacia la abolición mundial de la pena capital. Hace cien años tan sólo tres estados eran abolicionistas: Costa Rica, San Marino y Venezuela; según datos de Amnistía Internacional de 2012, 140 países han suprimido la pena de muerte en su legislación o en la práctica. Por el contrario, 58 países y territorios la mantienen.

Amnistía Internacional considera que al menos 682 personas fueron ejecutadas en 21 países en 2012 (no están contabilizadas las personas ejecutadas en China que según la fuente superan el millar) y se impusieron al menos 1.722 condenas de muerte en 58 países, menos que en 2011, cuando se impusieron 1.923 en 63 países. Además a finales de 2012 había al menos 23.286 personas condenadas a muerte.

El país donde más ejecuciones se han llevado a cabo, exceptuado China, es Irán, seguido por Irak, Arabia Saudí, Estados Unidos y Yemen. Sin embargo, algunos países que llevaban mucho tiempo sin hacer uso de la pena de muerte llevaron a cabo ejecuciones, entre ellos Pakistán (la primera ejecución en más de cuatro años), India (la primera en más de ocho años) y Gambia (la primera en casi tres decenios).

Irán ejecuta a más del 70 por ciento de los condenados a muerte por tenencia y consumo de drogas, a menores de edad por delitos de robo, y convierte a la mujer en hereje por ser violada por sus propios familiares.

Entre los países que ajusticiaron presos en 2012, tres son miembros del G20: Arabia Saudí, China y Estados Unidos.

Los 46 países miembros del Consejo de Europa son abolicionistas en su totalidad, excepto Letonia que la ha abolido para delitos comunes y Rusia que la mantiene pero que no la ha aplicado desde 1999.

Respecto a EEUU, única democracia occidental que reconoce la pena capital en muchos de sus estados. Aunque está presente en los códigos penales de algunos países de América, sólo Cuba la ha aplicado en los últimos años.

En África, las ejecuciones quedan camufladas entre los constantes conflictos armados e interétnicos, las cifras son incompletas porque tanto gobiernos como guerrillas son responsables de ejecuciones extrajudiciales.

En Asia existen las situaciones más graves respecto a la pena de muerte. En China, líder en número de ejecuciones, se aplica por delitos menores y en Irán se llevan a cabo ejecuciones, algunas por delitos sexuales, en aplicación de la “sharía” o ley islámica.

En Oriente Medio durante 2011, el número de ejecuciones confirmadas aumentó en casi un 50 por ciento respecto al año anterior, debido al fuerte incremento en Arabia Saudí, Irak, Irán y Yemen.

Japón que es, junto a Estados Unidos, el único estado democrático entre el grupo de los más desarrollados que aplica la pena capital a todos los delitos, ahorcó el 28 de julio de 2010 a dos delincuentes comunes después de un año sin ejecuciones.EFE/Doc

 

 

 

Etiquetado con:
Publicado en: Documentos