Urdangarin, cuñado del Rey, es condenado a cárcel

La sentencia dictaminada este viernes 17 de febrero ha convertido a Iñaki Urdangarin, en el primer familiar de un Rey que ha sido condenado a prisión por un tribunal desde la reinstauración de la monarquía en democracia.
Iñaki Urdangarín. EFE/Archivo/Cati CladeraIñaki Urdangarín. EFE/Archivo/Cati Cladera

 

La Audiencia de Palma le ha impuesto una pena de seis años y tres meses de cárcel. A la vez que, el Tribunal ha absuelto a la infanta Cristina, hermana del Rey Felipe IV.

En pleno proceso de investigación judicial del Caso Noós, Urdangarin dejó de pertenecer a la Familia Real, junto a su esposa, la infanta Cristina y su hermana Elena, cuando el actual monarca accedió al trono en junio de 2014.

Iñaki Urdangarin Liebaert, ex ejecutivo de Telefónica, (2009-2012), y ex jugador de balonmano, contrajo matrimonio con la infanta Cristina el 4 de octubre de 1997 y tienen cuatro hijos.

Nacido en la localidad guipuzcoana de Zumarraga, el 15 de enero de 1968, destacó por su faceta de deportista, como uno de los jugadores más destacados de balonmano en España, en el club Barcelona.

El 29 de diciembre de 2011 fue imputado en el caso Palma Arena -que investiga el juez José Castro- por presuntos delitos en la actividad del Instituto Nòos -que presidió entre septiembre de 2003 y marzo de 2006 aunque el fiscal considerará después que siguió vinculado hasta mediados de 2008- de evasión de impuestos, fraude fiscal, prevaricación, falsedad documental y malversación de caudales públicos. Esta imputación provocó que la Casa del Rey le apartara de las actividades oficiales “por su comportamiento poco ejemplar”.

Durante su gestión al frente de este instituto se firmaron convenios con la administración autonómica balear y valenciana, que desde 2010 están siendo investigados como pieza separada del denominado “Caso Palma Arena”, en el que también está imputada la infanta Cristina por dos delitos fiscales.

Prestó declaración ante el juzgado de Palma los días 25 y 26 de febrero de 2012 desvinculándose de la gestión del Instituto y exculpando a su esposa, si bien admitió que siguió con sus negocios a pesar de que en 2006 el Rey le ordenó abandonarlos.

En febrero de 2013 volvió a comparecer ante el juez y al año siguiente, el 9 de diciembre el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach pidió una condena para él de 19 años y 6 meses de prisión por el caso Nóos, y 3,5 millones de euros de multa por el desvío de fondos públicos mediante varios presuntos delitos de corrupción, fraude fiscal y blanqueo.

El juicio comenzó el 11 de enero de 2016 y en junio quedó visto para sentencia. EFE-Doc