Roger Federer y su nueva juventud: un cuento de hadas

Camino de los 36 años, el suizo Roger Federer está viviendo una nueva juventud. El de Basilea ha ganado en Australia, Indian Wells y Miami, está desplegando su mejor juego y esta temporada podría lograr dos nuevas marcas históricas: ser el número uno del mundo más veterano de la historia y llegar a los 100 torneos en su palmarés.
Roger Federer. EFE/EPA/RHONA WISERoger Federer. EFE/EPA/RHONA WISE

 

Marta Griñán

– “Están siendo unos resultados de ensueño, esto prosigue mi regreso de cuento de hadas”, ha reconocido Federer.

– El suizo estará fuera de las pistas “los próximos meses” y volverá dos semanas antes de Roland Garros, al que asistirá “sin presión”.

– Si en algún momento de este 2017 consigue ser número uno del mundo (la última vez fue en 2012) se convertiría en el tenista más veterano de la historia que ha liderado la clasificación de la ATP.

 

 

“Ya no estoy de regreso”, afirmó Federer ante los medios de comunicación después de su triunfo en el último Masters 1000 celebrado en Miami. El suizo se refería así a su gran inicio de temporada, que lo confirma como serio candidato a los grandes títulos de este año tras un 2016 que acabó en blanco.

Para poder competir por ellos, el actual número cuatro de la clasificación ATP ha tomado la decisión de dosificarse. “Probablemente no juegue ningún torneo en arcilla excepto Roland Garros, mi cuerpo necesita descansar”, anunció en la cadena ESPN tras su triunfo ante el español Rafa Nadal por 6-3 y 6-4 en la final del torneo de Florida.

“Ya no tengo 24 años y las cosas tienen que cambiar en gran medida”, explicaba el tenista de Basilea sobre el inicio de la temporada europea de tierra batida, que tiene a Montecarlo, Madrid y Roma como grandes escenarios antes del Grand Slam de París.

El ex número uno del mundo estará fuera de las pistas “los próximos meses” y volverá dos semanas antes de Roland Garros, al que asistirá “sin presión”, pues cuando realmente empieza su curso es más adelante. “Wimbledon es el primer objetivo”, afirmó el apodado por la prensa internacional como Hombre Récord.

EL NUEVO FEDERER.

La nueva juventud que está viviendo el suizo contrasta con uno de los nuevos hitos que puede lograr este año, pues si en algún momento de este 2017 consigue ser número uno del mundo (la última vez fue en 2012) se convertiría en el tenista más veterano de la historia que ha liderado la clasificación de la ATP, pulverizando la marca del estadounidense Andre Agassi, que lo hizo con 33 años y 131 días.

Como Agassi, Federer también tuvo que hacer un parón en su carrera para poder recuperar el nivel de juego que ha estado exhibiendo durante estos tres meses. El 26 de julio de 2016, el tenista más laureado de todos los tiempos anunciaba que no jugaría un partido más durante esa temporada.

La mala recuperación tras la operación de su rodilla izquierda, le llevó a tomar dicha decisión después de un año para olvidar en el que el tenista de Basilea no pudo participar ni en Roland Garros, ni el Abierto de Estados Unidos, ni en la Copa Davis, ni en Río 2016, en los que eran posiblemente sus últimos Juegos Olímpicos.

Un total de seis meses fue el tiempo que el actual número cuatro del mundo estuvo alejado de las pistas, algo de lo que se mostró seguro, sería para bien. “Creo que este parón puede ser muy beneficioso para el futuro de mi carrera, estoy descansado y rejuvenecido”, afirmó en el mes de diciembre durante el anuncio de su regreso en la siguiente Copa Hopman.

El 2 de enero de 2017, Federer volvía a la cancha y lo hacía con victoria, aunque finalmente la derrota sufrida posteriormente en dobles mixtos junto a su compatriota Belinda Bencic ante los franceses Richard Gasquet y Kristina Mladenovic, le privó de su primera final de la temporada.

Ya a finales de ese mismo mes, llegó el esperado momento. El tenista suizo volvía a una final de Grand Slam y lo hacía para medirse al español Rafa Nadal, en un partido que recordó a los que ambos protagonizaban hace una década.

El genio de Basilea se impuso por 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3 en tres horas y 37 minutos y se llevó el primer gran título de la temporada para colmar las portadas de la prensa internacional al día siguiente.

En el diario francés L’Equipe se preguntaban si el tenista más grande de todos los tiempos se había convertido ya en “el deportista más grande de la historia” tras la consecución de su 18º Grand Slam, mientras que el londinense The Daily Telegraph le calificaba como “el más grande” y el británico The Times destacaba que no conseguía un título de tal magnitud desde Wimbledon 2012.

A principios de marzo llegaba la segunda gran fecha del calendario de tenis: Indian Wells. El 13 de marzo Federer debutaba con victoria ante el francés Stephane Robert con un rotundo 6-2 y 6-1. Empezaba su camino hacia el título.

El estadounidense Steve Johnson, de nuevo Rafa Nadal, el australiano Nick Kyrgios y el norteamericano Jack Sock fueron sus otros rivales antes de llegar a la gran final ante su compatriota Stan Wawrinka.

NO PASAN LOS AÑOS.

El siete veces campeón de Wimbledon no había cedido ni un solo set durante el campeonato y tampoco lo hizo ante Wawrinka, al que se acabó imponiendo por 6-4 y 7-5 en una hora y 20 minutos, conquistando así su quinta corona en Indian Wells y convirtiéndose, con 35 años, en el vencedor más veterano de su historia.

“Están siendo unos resultados de ensueño, esto prosigue mi regreso de cuento de hadas”, afirmó tras su victoria en el desierto californiano. Ya no había dudas. El maestro Roger Federer estaba de vuelta y su juego recordaba al que un día le llevó a ocupar el primer lugar de la clasificación de la ATP durante 237 semanas consecutivas.

En esa misma línea ha continuado en Miami. Rejuvenecido. En su debut en su tercer torneo del año, Federer se impuso al estadounidense Frances Tiafoe por 7-6 y 6-3. El argentino Juan Martín del Potro, el español Roberto Bautista, el checo Tomas Berdych y de nuevo Kyrgios fueron sus víctimas en el camino a una final a la que, se preveía, llegaba cansado, pues sus partidos de cuartos y semis se habían ido al tercer set.

Allí, como en Australia, esperaba Nadal. Tres veces se han enfrentado este año y tres veces ha salido victorioso el suizo, esta última, en Miami, por 6-3 y 6-4, en la que era la trigésimo séptima batalla en la pista entre ambos.

No pasan los años por el tenista de Basilea, que lograba así su tercer torneo de Miami y se convertía también en el más longevo en ganar este título.

Ya son 91 los que atesora en su palmarés, incluyendo 26 Masters 1000 y 18 Grand Slam. “Llegar a los 90, sería un gran logro”, decía antes de ganar en Indian Wells. Ahora, con dos títulos más, en un estado de forma espectacular y desplegando un juego brillante, parece que el siguiente gran hito de esta leyenda viva del tenis es llegar a los 100.

Y si juega “dos o tres años más”, como dijo en diciembre que tenía pensado, es probable que no se le escape. Todavía puede alargar un poco más este cuento de hadas que ha resultado ser su nueva juventud. EFE REPORTAJES.

 

EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Reportajes