REPORTAJE: Corrientes marinas, electricidad azul

Especie de molinos submarinos que se colocan a 100 metros de profundidad y que son capaces de producir una energía comparable a la que generan los sistemas eólicos, convierten las corrientes marinas en la nueva "electricidad azul".
Recreación gráfica de la futura granja submarina de electricidad que se desarrolla en el proyecto Sea Horse. Foto: Okinawa Institute of Science and Recreación gráfica de la futura granja submarina de electricidad que se desarrolla en el proyecto Sea Horse. Foto: Okinawa Institute of Science and Technology Graduate University, OIST

 

Daniel Galilea

 

– El Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST) en Japón, ensaya una turbina marina sumergida, cuyas hélices son impulsadas por la corriente oceánica de Kuroshio, y su generador transforma ese movimiento rotatorio en electricidad.

– Las corrientes oceánicas son lentas, con una velocidad promedio de 1 a 1,5 metros por segundo, pero no se detienen ni cambian de dirección y, dado que el agua es 800 veces más densa que el aire, incluso una corriente muy lenta contiene una energía comparable a la de un fuerte viento, según el OIST.

– El equipo del profesor Tsumoru Shintake, en el OIST, construirá una granja piloto con 300 turbinas submarinas que generarán 1 Gigavatio (GW) de electricidad, una potencia similar a la de un reactor nuclear y capaz de suministrar energía a más de 400.000 hogares, dentro del proyecto ‘Sea Horse’.

 

Un generador eólico o aerogenerador, es básicamente un gigantesco molino que aprovecha la fuerza del viento para mover sus aspas y hacer girar el eje rotor de un generador que produce finalmente la electricidad aprovechando esa rotación.
¿Qué ocurre si las aspas del ese molino son movidas por corrientes de agua y no de aire? El resultado es el mismo: una cantidad considerable de electricidad aprovechable obtenida a partir de un recurso natural renovable.
En esta tecnología están trabajando los expertos del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST, por sus siglas en inglés), una universidad localizada en Onna, Japón, quienes ya han desarrollado y están probando con éxito un diseño de turbina generadora para corrientes oceánicas.
Según el OIST (www.oist.jp): “los combustibles fósiles, como los hidrocarburos, han propulsado la Revolución Industrial y los posteriores avances tecnológicos, pero nuestro futuro no puede basarse en ellos, entre otras cosas porque son un recurso finito y estamos muy cerca de agotarlo”.
Para este equipo de especialistas, las energías solar y eólica suelen considerarse como la principal locomotora de la revolución energética, “pero cada vez está más claro que los paneles solares y las turbinas de viento no pueden proporcionar por sí solos toda la energía que necesitamos, teniendo en cuenta además que el consumo de energía en el mundo es cada vez mayor”.
Debido a los ciclos día-noche y a los patrones climáticos estacionales, las energías fotovoltaica y eólica son intermitentes, y las granjas para explotar estas fuentes energéticas a escala comercial requieren grandes extensiones de tierra, de acuerdo a la universidad japonesa.

 

CORRIENTES EN EL MAR, CONSISTENTES Y FIABLES.

Según el OIST, las corrientes oceánicas son otra fuente de energía comparable a los combustibles fósiles en términos de consistencia y fiabilidad, y al mismo tiempo limpia y renovable.
Para aprovechar este recurso natural, la Unidad de Microscopía cuántica (Quantum Wave Microscopy Unit o QWMU) del OIST ha diseñado una turbina marina para aprovechar la energía de la corriente oceánica de Kuroshio, que fluye a lo largo de la costa japonesa.
Este diseño es especialmente adecuado para las regiones devastadas regularmente por tormentas y tifones, como Japón, Taiwán y las Filipinas, según sus autores.
“Esta turbina opera en la capa media de la corriente, a unos 100 metros por debajo de la superficie, donde las aguas fluyen con calma y de manera constante, incluso durante las tormentas fuertes”, señala el OIST.
“Nuestro diseño es simple, fiable y de bajo consumo y la turbina comprende un flotador, un contrapeso, una góndola que aloja los componentes de generación de electricidad y tres palas o aspas”, señala el doctor Katsutoshi Shirasawa, un científico de la QWMU, que trabaja en este proyecto innovador.
Para este experto resulta esencial reducir al mínimo el número de componentes, para que el mantenimiento del sistema sea fácil, de bajo costo y con una baja tasa de fallos.
El diseño del OIST es un híbrido entre una ‘cometa’ y una turbina eólica: consiste en una turbina oceánica anclada al fondo marino con un cable y que está inmersa dentro de la corriente mientras el agua hace girar sus tres cuchillas.
Las corrientes oceánicas son bastante lentas, con una velocidad promedio de 1 a 1,5 metros por segundo, pero no se detienen ni cambian de dirección y dado que el agua es 800 veces más densa que el aire, incluso una corriente muy lenta contiene una energía comparable a la de un fuerte viento, según el OIST.

 

GRANJA DE 300 TURBINAS.

El equipo del OIST, dirigido por el profesor Tsumoru Shintake, jefe de la QWMU (https://groups.oist.jp/qwmu) , construyó un prototipo que confirmó la robustez y estabilidad de este sistema y mostró que alcanza una eficiencia comparable a la de las turbinas eólicas comerciales.
Según sus creadores este diseño se puede construir fácilmente a distintas escalas de tamaño, dependiendo de las condiciones y necesidades locales y el equipo encabezado por los profesores Shintake y Shirasawa prevé construir una granja piloto con 300 turbinas.
Aseguran desde esta universidad, que esperan que esta granja de energía submarina sea capaz de generar aproximadamente 1 Gigavatio (GW) de electricidad, una potencia equivalente a la de un reactor nuclear y capaz de suministrar energía a más de 400.000 hogares.
“El aprovechamiento de la energía de las corrientes marinas es todavía un territorio relativamente inexplorado y considerando que los riesgos y beneficios de la energía nuclear siguen siendo un tema candente en Japón, necesitamos desarrollar tecnologías energéticas alternativas que sean seguras, de bajo costo y amigas del medio ambiente” asegura Shintake.
El profesor Shintake y su equipo trabajan desde 2012 en el Proyecto Caballo de Mar (Sea Horse Project): el diseño de una granja generadora de energía mediante corrientes marinas utilizando 300 enormes hélices estacionadas a 100 metros bajo el mar y posicionadas en la corriente de Kuroshio, que fluye hacia el norte en la zona de las islas de Okinawa, y lo largo de la parte continental costa del Pacífico de Japón, según el OIST.
“Este proyecto será un paso importante hacia el desarrollo de la ‘energía verde’, asegura la OIST, aunque en este caso quizá sería más apropiado hablar de ‘energía azul’, el color del océano. EFE/REPORTAJES

 

 

//EFE REPORTAJES – Elabora temas que se comercializan a través de la plataforma efeservicios. Atención: para ver los artículos disponibles pueden acceder a www.efeservicios.com. Usuario : efep17554 – Clave: demo. Para mayor información contactar en el teléfono 913 467 245/526 o mediante el correo electrónico de clientes@efe.es, indicando en el asunto “Reportajes”.//-