Las claves del éxito empresarial de Mercadona

Mercadona, la compañía líder en la distribución comercial española presidida por Juan Roig, ha revolucionado el sector gracias a un modelo de gestión basado en un exhaustivo proceso de disciplina de costes destinado a ofrecer productos de calidad al precio más reducido posible.
Imagen de un supermercado de Mercadona en Puerto de Sagunto (Valencia). EFE/Archivo/Manuel BruqueImagen de un supermercado de Mercadona en Puerto de Sagunto (Valencia). EFE/Archivo/Manuel Bruque

Isaac Arocas

El éxito de Mercadona se ha cimentado en el “Modelo de Calidad Total” implantado en la firma automovilística japonesa Toyota, un proceso productivo dirigido a satisfacer por igual los intereses del cliente, los trabajadores y los proveedores.

Esta fórmula le ha permitido obtener los mejores resultados de su historia en 2016, con un beneficio superior a los 636 millones de euros, y alcanzar una cuota de mercado del 23 %, superando a grandes cadenas como Carrefour, Dia e Hipercor.

El principal eje sobre el que pivotan las decisiones de Mercadona es la satisfacción del cliente, con el que se comparten experiencias en el uso y consumo de productos a través de estudios, encuestas y talleres experimentales.

El modelo de “coinnovación” entre compañía y consumidor, vigente desde 2011, ha servido para desarrollar nuevos productos como por ejemplo una línea económica de menaje de limpieza fabricada con materiales reciclados que compite con los bazares chinos.

Otra de las claves del éxito de la cadena valenciana de supermercados es la inversión en logística para optimizar recursos y conseguir reducir costes, lo que se traduce también en precios más bajos para el cliente.

En este sentido, Mercadona ha conseguido disminuir los kilómetros de transporte al optimizar el nivel de ocupación de los camiones con el rediseño de los envases de sus productos y acercar las instalaciones de los proveedores a la red de centros logísticos que abastecen a las 1.500 tiendas.

Con esta estrategia ha logrado ahorrar 700 millones anuales en su cadena de suministro y trasladar el ahorro a la cesta de la compra. De este modo, se convirtió en una de las pocas empresas capaz de obtener beneficios en plena crisis económica.

La política de recursos humanos es otra de las claves de la compañía de Juan Roig, que emplea a 79.000 personas y genera indirectamente 400.000 puestos de trabajo, el 2 % de toda España.

Mercadona ha apostado por aumentar la productividad mediante contratos indefinidos, los salarios más altos del sector de la distribución y una prima de beneficios e inversión en la formación.

Además fomenta la conciliación familiar con la ampliación a cinco meses del permiso de maternidad, la oferta de guarderías para los hijos de los trabajadores y el descanso dominical.

Estos beneficios sociales conviven con máximos niveles de exigencia y un drástico control del absentismo, un índice 6 veces inferior al de la media de España.

Una de las grandes novedades del modelo de negocio de Mercadona es la estrategia de producción en el que los proveedores se vinculan a la compañía mediante contratos vitalicios ajustados a los criterios de excelencia.

El control de la producción de las marcas que suministran estos proveedores, Hacendado y Deliplus entre otras, representan más del 40 % de las ventas y es determinante para mantener los precios más bajos posibles con la mayor calidad.

Mercadona tiene acceso a todos los procesos de fabricación y a las cuentas de sus proveedores y puede intervenir si merma la calidad o sube la estructura de costes.

Se puede considerar que la cadena de supermercados marcó tendencia en 2009, cuando retiró cerca de mil referencias de sus lineales e incorporó las marcas “recomendadas” de sus propios fabricantes para afrontar la recesión económica.

Por último, otro factor determinante de su popularidad ha sido una estrategia de marketing que sustituye las ofertas puntuales por precios estables y la publicidad por el “boca a boca”.

Con esta política, el gasto medio por cliente es superior que en la competencia y el ahorro en departamentos de mercado se invierte en otros aspectos.

El crecimiento exponencial en tiendas y facturación de Mercadona, recogido en el libro “Historia de un éxito: Mercadona” del periodista Javier Alfonso, se estudia en el MBA de Harvard bajo el título “Coordinación y Gestión de las cadenas de suministro”. EFE

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Análisis