La mayoría independentista, en el aire según las encuestas

La incertidumbre envuelve los resultados de los comicios autonómicos catalanes según las encuestas, aunque de ellas pueden extraerse algunas conclusiones: la mayoría independentista se juega por estrecho margen; ERC, independentista de izquierda, será el partido más votado; y los comunes, la lista de izquierda promovida por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y Podemos, pueden tener la llave del próximo Gobierno catalán. 
Efe/archivoEfe/archivo

 

Carlos Moral

 

Además, los estudios demoscópicos apuntan una tendencia al alza en las últimas semanas para Ciudadanos, los socialistas catalanes (PSC) y Junts per Catalunya, la lista que encabeza el expresidente Carles Puigdemont; y a la baja para el resto: ERC, la CUP, formación antisistema de izquierda, el PP y Catalunya En Comú Podem, conocidos como los Comunes.
Las encuestas sí coinciden en que la participación será elevada, quizá más que en las autonómicas de 2015 (77,44 %), aunque es incierto el efecto que pueda tener que los comicios se celebren en día laborable (jueves) cuando habitualmente han sido en domingo.
Las ciudades más pobladas, sobre todo Barcelona, donde hay más margen para el aumento de participación, resultarán decisivas. Sobre el papel, en Barcelona y su cinturón urbano es donde los partidos contrarios a la independencia son más fuertes, pero no hay datos que aseguren quién puede ser más beneficiado por un aumento de votantes.
Los expertos también están de acuerdo en la importancia de la campaña, sobre la que sobrevuelan factores como el “exilio” de Puigdemont en Bélgica y el encarcelamiento de varios exconsejeros del anterior Gobierno y de dos dirigentes de organizaciones independentistas.
En los próximos días todos ellos reclamarán su libertad ante el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial española, que ha asumido la causa hasta ahora instruida por la Audiencia Nacional. Su eventual salida de prisión también puede repercutir en la campaña.

¿Qué dicen las encuestas?

La cuestión fundamental a dilucidar es si la suma de las listas independentistas -ERC, Junts per Catalunya y CUP- conseguirán la mayoría absoluta en el Parlamento catalán -68 escaños- y aquí los sondeos están divididos.
El del diario barcelonés El Periódico, realizado el 21 de noviembre, señala que de ser ahora las elecciones habría mayoría independentista; los de La Vanguardia (4 noviembre) y ABC (19 noviembre) indican que esa mayoría se jugará por estrecho margen; y los otros tres, de El Mundo (29 de octubre), la Razón y El País, ambos del 26 de noviembre, pronostican que los secesionistas no alcanzarían los 68 escaños que se necesitan para lograr la mayoría de la cámara.
Lo que todas las encuestas sí dan por hecho es que la suma de los votos independentistas quedará lejos del 50 % de los sufragios y que el conjunto del voto nacionalista sería el más bajo de todas las elecciones autonómicas celebradas, aunque el partido mayoritario durante casi todas esas convocatorias, Convergencia, no apostó por la independencia hasta 2012.
Los estudios de opinión también coinciden en que el bloque constitucionalista -Ciudadanos, los socialistas del PSC y PP- no logrará la mayoría absoluta en escaños. En ese caso, Catalunya en Comú Podem, a quien las encuestas conceden entre 8 y 10 diputados, tendría en sus manos la decisión de hacia donde se inclina el próximo Gobierno de la Generalitat.
Una de las combinaciones posibles es un acuerdo de las fuerzas de izquierda, semejante al tripartito que gobernó cataluña entre 2003 y 2010, en este caso con ERC, los comunes y el PSC como protagonistas. Cuatro de los sondeos publicados señalan que contarían con escaños suficientes, pero según los otros dos -El País y ABC-, no alcanzarían los 68 necesarios.
Desde la primera a la última encuesta ha pasado más de un mes, con lo que la intención de voto puede haber variado, pero las diferencias entre los distintos sondeos se mantienen también entre los realizados en el periodo más reciente.

 

Los herederos de Convergencia, ante su peor resultado

Para ERC la orquilla de escaños oscila entre 46 y 35; Ciudadanos se movería entre 35 y 24; Junts per Catalunya, la lista que encabeza Puigdemont, entre 13 y 25; los socialistas del PSC entre 19 y 25; los comunes entre 8 y 13; el Partido Popular entre 12 y 6; y la CUP, entre 6 y 8.
Estos resultados supondrían que los independentistas de ERC conseguirían los mejores resultados de su historia en solitario y la lista de Puigdemont, sucesora de la antigua Convergencia, los peores -en las autonómicas de 2012, última vez que se presentaron por separado, ERC sumó 21 escaños y Convergencia 50-.
En 2015 ambas formaciones concurrieron a los comicios regionales unidos en la candidatura independentista Junts pel Sí y consiguieron 62 asientos en el Parlamento catalán. De acuerdo con los sondeos es muy difícil que la suma de los escaños de ambos alcance ahora aquel resultado, porque el crecimiento de uno depende también del descenso del otro.
Si en 2015 la CUP permitió apuntalar la mayoría independentista con 10 escaños, esta vez, según todos los estudios, su fuerza será menor.
En el lado contrario del espectro político, las encuestas apuntan que Ciudadanos va a superar los 25 escaños de 2015, que ahora son la parte más baja de la orquilla que adelantan para ellos los sondeos. También al alza se sitúan los socialistas, holgadamente por encima de los 16 escaños que tienen ahora.
Por contra, los comunes no superarían los resultados de la formación similar que concurrió a las elecciones de 2015 y que obtuvieron 11 escaños sin el apoyo explícito de Ada Colau, ahora impulsora del proyecto junto a Podemos. Si entonces los resultados decepcionaron a la formación de izquierdas, los pronósticos indican que el 21 de diciembre pueden ser aún más discretos.
Algo semejante le ocurre al PP, que en 2015 sumó 11 diputados y que ahora puede perder parte de su cuota electoral ante el empuje de Ciudadanos y que no rentabiliza entre sus fieles la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que ha permitido al Gobierno central, también del PP, intervenir la autonomía de Cataluña. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis