La inflación española cierra el año en el 1,1 %, por el menor encarecimiento de la energía

El índice de precios de consumo (IPC) ha cerrado 2017 en el 1,1 % interanual, tasa que se ha moderado seis décimas respecto a noviembre hasta marcar el mínimo del año y que ha sido consecuencia del menor encarecimiento de las gasolinas y la electricidad.
Imagen de los precios de los carburantes, en una gasolinera en Madrid, en 2016. EFE/Archivo/Chema Angullo
Imagen de los precios de los carburantes, en una gasolinera en Madrid, en 2016. EFE/Archivo/Chema Angullo

 

Con la tasa de diciembre, una décima inferior a la que adelantó el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado 29 de diciembre, el IPC ha sumado dieciséis meses de incrementos consecutivos y se acerca a la inflación que había previsto el Gobierno para el cierre del año (1 %).

Los precios del transporte han crecido el 1,9 % interanual en diciembre, más de un punto y medio por debajo de noviembre, por el menor alza de los carburantes.
La vivienda también ha moderado en más de un punto su incremento, hasta el 1,3 %, por el menor aumento de la electricidad, así como por el abaratamiento del gasóleo para calefacción, frente al aumento del año anterior.

El ocio y la cultura también han frenado la inflación, al disminuir los precios un 0,6 %, frente al incremento superior al 1 % de noviembre, por la menor subida de los paquetes turísticos.

Los alimentos y bebidas no alcohólicas han moderado su encarecimiento cinco décimas, hasta el 1,7 %, debido al mayor descenso de los precios de las frutas y, en menor medida, por el encarecimiento más suave de las legumbres y hortalizas.

Por el contrario, el vestido y el calzado han tenido una influencia positiva en la inflación de diciembre, con un incremento del 0,5 %, una décima superior a noviembre, y que responde al menor abaratamiento de las prendas de vestir.

Sin tener en cuenta los componentes más volátiles de la cesta de la compra (alimentos frescos y energía), la inflación subyacente se ha mantenido en el 0,8 %, tres décimas por debajo del IPC general.

En tasa mensual, los precios han seguido estables (0 %) con incrementos en el ocio y la cultura por el encarecimiento de los paquetes turísticos; en los hoteles, cafés y restaurantes; y en la vivienda, por el alza de la electricidad y el gas. A la baja de la inflación mensual han tirado los precios del vestido y del calzado, por la campaña de rebajas de invierno.

En diciembre de 2016, en España, se produjo una variación mensual del 0,6 por ciento, lo que llevó a situar la tasa anual en el 1,6.

 

CCAA

 

El índice de precios de consumo (IPC) cierra 2017 en España en el 1,1 % interanual, la tasa más baja del año. Sobre las CCAA, la tasa anual del IPC disminuyó en todas las comunidades en diciembre respecto a noviembre, y los mayores descensos fueron los de La Rioja, Aragón, Castilla y León y Cataluña, con bajadas de ocho décimas en la primera, y siete décimas en las restantes.

Con este dato, Castilla y León concluye con la cuarta menor inflación autonómica al término del 2017, por detrás del 0,6 de Navarra, Murcia, La Rioja y Ceuta; el 0,8 de Extremadura y el 0,9 de Asturias y Aragón. La mayor tasa de inflación fue la de Melilla, con un 1,4, seguida de Baleares con un 1,3.

En el pasado año, Cataluña y Navarra fueron las comunidades que cerraron el 2016 con la inflación más alta y Comunitat Valenciana y Canarias con la más baja, después de un mes de diciembre en el que los precios subieron en todas las autonomías. EFE

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Documentos