Fernando de Szyszlo, precursor del arte abstracto en Latinoamérica

El artista plástico Fernando De Szyszlo, fallecido en Lima a los 92 años, fue el pintor peruano más reconocido del siglo XX, principal precursor del arte abstracto en Perú y uno de sus mayores baluartes en Latinoamérica, cuyas obras de temática indigenista están en prestigiosos museos como los de Nueva York y Madrid.
El célebre pintor peruano Fernando de Szyszlo. Efe-Archivo/Paolo AguilarEl célebre pintor peruano Fernando de Szyszlo. Efe-Archivo/Paolo Aguilar

De Szyszlo murió junto a Liliana Yávar, de 96 años, su esposa durante los últimos 29 años de su vida, en un aparente accidente doméstico cuyas circunstancias no han sido aún detalladas.
Con la pintura y la escultura como sus disciplinas predilectas, De Szyszlo logró sintetizar el arte, los mitos y los símbolos del Antiguo Perú con el arte abstracto y las nuevas tendencias modernistas mediante un lenguaje no figurativo con el que irrumpió en el panorama artístico nacional e internacional.
Es el caso de Inkarri (1968), considerada su obra maestra, al representar simbólicamente, con formas abstractas de fuertes tonos rojos y negros, el mito donde el último inca, despedazado por los colonos españoles, recompone su cuerpo y derrota a los invasores para restaurar nuevamente el imperio incaico.
Inkarri es contemporánea a series como Apu Inca Atawallpaman (1963) y Paisaje (1969), mientras que en las dos décadas siguientes De Szyszlo evolucionó hacia un expresionismo abstracto de fuerte colorido, como se manifiesta en las series Interiores (1972), Waman Wasi (1975) y Anabase (1982).
Nacido en Lima el 5 de julio de 1925, De Szyszlo fue hijo del físico polaco Vitold De Szyszlo y de María Valdelomar, hermana del célebre escritor peruano Abraham Valdelomar, y se crío en el distrito de Barranco, hogar de numerosos artistas y literatos peruanos.
Aunque primero se decantó por estudiar arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), abandonó esa carrera para centrarse en el arte e integrarse en la Escuela de Artes de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), donde tuvo como maestro al pintor expresionista austríaco Adolf Winternitz.
En 1947 creó junto al poeta Emilio Adolfo Westphalen la revista Las Moradas sobre la vida cultural en Perú y también realizó su primera exposición, con una clara influencia cubista, a la que luego siguieron más de cien muestras en Perú, Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.
En París estudió de forma autodidacta a los pintores clásicos y estuvo en contacto con el surrealismo, informalismo y abstraccionismo.
Durante su estancia en Francia también conoció a intelectuales como el mexicano Octavio Paz, el francés André Breton y el novelista argentino Julio Cortázar.
De regreso en Lima ejerció una gran influencia en las artes peruanas a través de su trabajo como docente de la Escuela de Arte de la PUCP, cargo que ejerció entre 1956 y 1976.
Además fue profesor visitante de las Universidades de Cornell, Yale y Texas, en Estados Unidos.
Aunque nunca militó en ningún partido político, siempre se declaró “liberal de izquierdas sin dogmas”, y en 1987 participó en la fundación del Movimiento Libertad junto a su gran amigo Vargas Llosa.
En los últimos años se manifestó contrario al Gobierno del encarcelado expresidente Alberto Fujimori.EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Obituarios