En España, las turbulencias ajenas fortalecen a Ciudadanos

Ciudadanos ha logrado mantenerse al margen de las turbulencias que por unas u otras causas han afectado a los principales partidos políticos del país en los últimos meses y, de acuerdo con las encuestas, empieza a rentabilizar su posición.
El líder de Ciudadanos,, Albert Rivera, llega al hemiciclo del Congreso el día de la constitución de las nuevas Cortes Generales de la XI LegislatuEl líder de Ciudadanos,, Albert Rivera, llega al hemiciclo del Congreso el día de la constitución de las nuevas Cortes Generales de la XI Legislatura. EFE

 

Carlos Moral

 

Los movimientos en el escenario político parecen favorecer sus aspiraciones de adueñarse del centro. El PSOE, tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general, anuncia un viraje a la izquierda, y el PP, competidor en el centro derecha, vuelve a verse agobiado por la corrupción, precisamente un asunto determinante en el rápido crecimiento de Ciudadanos.

En febrero pasado el partido naranja celebró su Asamblea General, caracterizada por la armonía pese a que abordó cambios de calado y a que los resultados electorales, notables para un partido en construcción, proyectaban algunas sombras, como el descenso en las generales de 2016 respecto a las de 2015 y la ausencia de escaños cosechada en las autonómicas del País Vasco y Galicia.

Albert Rivera logró un respaldo casi unánime para su liderazgo en las primarias -87,2 %- y también para reformular el ideario del partido, que sustituyó la socialdemocracia por el “centro, liberal y progresista”, con la mirada ya puesta en el próximo ciclo electoral.

Ciudadanos confía en encontrar un espacio propio entre el PSOE, que mira hacia la izquierda para recuperar a los votantes que se fueron a Podemos, y el PP, al que, según las encuestas, aventaja ampliamente entre el electorado juvenil y urbano.

En contraste con las agrias disputas internas vividas por el PSOE y Podemos, las de Ciudadanos parecen de escaso calado. Las principales provienen de la Comunidad Valenciana, donde la eurodiputada Carolina Punset lleva meses criticando a la dirección y el rumbo político que ha tomado, al igual que su marido, Alexis Marí, relevado como portavoz en el parlamento regional el pasado abril.

Los últimos sondeos publicados coinciden en que Ciudadanos repunta: según el barómetro del CIS, que le otorga una intención de voto del 14,9 % (13,05 % en las elecciones generales de 2016), es el partido que más sube, con dos puntos y medio más que en el sondeo anterior (noviembre pasado).

Una tendencia que confirman la encuesta de GAD3 para el diario ABC -ganaría 9 escaños-; el observatorio de la SER -15,7 %-; y el estudio de Celeste-Tel para eldiario.es -14,5 %-; y que el sondeo de Metroscopia para El País amplía hasta el 18,7 %.

Los datos del CIS y de otras encuestas indican además que Albert Rivera es el líder mejor valorado de los cuatro partidos más votados -el CIS no preguntó sobre Pedro Sánchez, que aún no había sido elegido.-

En su batalla por competir en el espacio político de los populares, a Rivera no le habrá venido mal protagonizar la clausura de la Semana Atlántica, un foro organizado por un instituto que preside José María Aznar, ex presidente del Gobierno y del PP, distanciado de la dirección actual de los populares.

La victoria en Francia del centrista Emmanuel Macron, con quien Rivera se identifica, inyecta optimismo a las expectativas de la formación naranja, que espera obtener beneficios electorales de su papel como pretendido garante de la estabilidad y la moderación.

Ciudadanos facilitó la investidura de Mariano Rajoy tras firmar un acuerdo con el PP y ha sido clave para que su Gobierno haya sacado adelante los Presupuestos para 2017. Sin embargo, se repiten los choques entre ambos en relación con la regeneración y la lucha contra la corrupción, una bandera mediante la que Ciudadanos aspira a robar votos a los populares.

Primero fue el enfrentamiento por la renuncia del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, imputado por corrupción, que Cs exigía y finalmente se produjo, y últimamente la disputa se ha centrado en las temas que investigará la comisión del Congreso sobre la financiación del PP.

Pese a las discrepancias y las denuncias por parte de Ciudadanos de la corrupción que rodea al PP, por el momento no está en riesgo que siga sosteniendo a Rajoy y a los Ejecutivos autonómicos, también de mayoría popular, de Madrid, Castilla León, La Rioja y Murcia, como prueba su frontal rechazo a las mociones de censura contra Rajoy y contra la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, presentadas por Podemos.

También seguirán sustentando, aunque han anunciado que endurecerán su postura a la hora de exigir el cumplimiento de los acuerdos, a la presidenta andaluza, la socialista Susana Díaz.

Mientras espera el momento de asumir tareas de gobierno a partir del próximo ciclo electoral -hasta ahora ha declinado participar en cualquier ejecutivo- Ciudadanos se esfuerza en articular su organización territorial, fundamental para aspirar a seguir creciendo.

El desarrollo del partido ha ido muy ligado al liderazgo de Albert Rivera, así que en el futuro uno de sus retos será lograr que la marca Ciudadanos adquiera un valor propio, más allá de su presidente. EFE

Etiquetado con: ,
Publicado en: Análisis