El futbolista mexicano Rafa Márquez es investigado por narcotráfico

Estados Unidos impone sanciones al futbolista mexicano Rafa Márquez, al que acusa de ser "testaferro" de un narcotraficante poco conocido pero muy poderoso y relacionado con los carteles de Sinaloa y Jalisco, Raúl Flores Hernández.
 El futbolista mexicano Rafael Márquez durante un mensaje a medios de comunicación en la Ciudad de Guadalajara (México). EFE/Archivo/STR El futbolista mexicano Rafael Márquez durante un mensaje a medios de comunicación en la Ciudad de Guadalajara (México). EFE/Archivo/STR

Un total de 22 mexicanos y 43 empresas fueron sancionados como resultado de una investigación que el Departamento del Tesoro de EE.UU. y la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA). En el caso del veterano defensa, capitán de la selección mexicana y del Atlas de Guadalajara, y que jugó buena parte de la pasada década en el Fútbol Club Barcelona, su relación con el narcotraficante “es muy larga, dura aproximadamente 20 años”, según aseguró un alto funcionario estadounidense.

Márquez podría tener activos en Estados Unidos porque entre 2010 y 2012 jugó en el equipo Red Bulls de Nueva York, pero el Departamento del Tesoro no citó ninguna cantidad de dinero que haya podido congelársele, dado que normalmente tarda un tiempo en hacer esos análisis tras imponer sanciones.

Las sanciones afectan también a varias empresas de Márquez, como la fundación y la escuela de fútbol que llevan su nombre; y a dos personas a las que el Tesoro acusa de “actuar en nombre” del futbolista: un abogado de Jalisco, Marco Antonio Fregoso González, y el director de la Fundación Rafa Márquez, Mauricio Heredia Horner.

Las sanciones se impusieron bajo la Ley Kingpin, promulgada en diciembre de 1999 para bloquear las actividades de individuos o de organizaciones extranjeras sospechosas de estar vinculados con el narcotráfico, y que se conoce popularmente como “Lista Clinton”.

Perfil del futbolista mexicano Rafa Márquez:

A los 38 años, cuando jugaba un papel cercano al de tótem de la selección mexicana de fútbol, Rafael Márquez fue acusado en Estados Unidos de tener vínculos con un zar de la droga, lo que marcará su otoño como jugador.

Con cuatro Copas del Mundo jugadas, un paso triunfal por el F.C. Barcelona y un sexto sentido para ser líder, en los últimos tiempos Márquez fue llamado al ‘Tri’, aun cuando no estuvo en forma, pero a partir de hoy tendrá la prioridad de limpiar su imagen salpicada de lodo y eso le impedirá estar concentrado en la cancha.

El Gobierno de Estados Unidos colocó hoy al zaguero y al famoso cantante Julión Álvarez en una lista de personas acusadas de tener vínculos con un narcotraficante poco conocido, pero muy poderoso y relacionado con los cárteles de Sinaloa y Jalisco, Raúl Flores Hernández, asentado en Guadalajara (México).

Rafa se dio a conocer a finales del siglo XX como un elegido para jugar al fútbol. A los 17 años debutó como integrante de la selección mexicana y a los 20 ganó con ella la Copa Confederaciones, después de lo cual emigró al Mónaco.

La liga de Francia le quedó chica al joven Rafael, que en 2003 se fue al Barcelona y allí jugó sus mejores años hasta 2010.

Márquez tuvo siempre una relación de amor y de odio con Estados Unidos. En 2002 su expulsión en la Copa del Mundo Corea-Japón desestabilizó a México, que perdió con EE.UU. los octavos de final, pero al salir del Barcelona se fue a Nueva York, donde se involucró con el Red Bulls de la MLS, en una especie de reconciliación.

En los últimos años estuvo rodeado de un aura de eternidad y en la cancha se mostró como un jugador sin edad, sobre todo después de llegar el seleccionador colombiano Juan Carlos Osorio, quien le dio el estatus de líder, al convertirse en un enlace entre el banquillo y el terreno de juego.

‘El Káiser’ de Michoacán, como le llaman, reverdeció en los últimos tiempos en su condición de ‘adalid’ de la selección y parecía sembrado en el equipo mexicano en su quinta Copa Mundial, la de Rusia. EFE/doc

Etiquetado con: ,
Publicado en: Protagonistas