Chuck Berry, un astro del rock de 90 años

Chuck Berry, uno de los pioneros del rock and roll, fallece a los 90 años. Con motivo de su último cumpleaños, el pasado mes de octubre, el músico lanzó un nuevo disco con material inédito, un álbum de estudio con canciones nuevas y originales escritas, grabadas y producidas por el propio Berry.
  • CASTELLÓN, 26/03/08.- El compositor y guitarrista estadounidense Chuck Berry, durante el concierto en el auditorio de Castellón. EFE/Domenech CastelCASTELLÓN, 26/03/08.- El compositor y guitarrista estadounidense Chuck Berry, durante el concierto en el auditorio de Castellón. EFE/Domenech Castelló
  • Chuck Berry. EFE/Archivo
  • CASTELLÓN, 26/03/08.- El compositor y guitarrista estadounidense Chuck Berry, durante el concierto en el auditorio de Castellón. EFE/Domenech Castel

Chuc Berry, apenas tenía formación académica, pero con su guitarra comunicaba como pocos. Componía y cantaba sus propias canciones, que luego convertía en actuaciones trepidantes, todo un espectáculo. Considerado uno de los músicos más influyentes de la historia del  rock, Berry  fue uno de sus pioneros pues redefinió los elementos del rhythm and blues creando la base del rock and roll.

El  Salón de la Fama del Rock señala que pese a que a nadie se puede atribuir la invención del rock and roll, en ese gusto por encontrar al primero,  Chuck Berry  sería el más cercano pues “puso todas las piezas esenciales juntas“. Y es que basta con oír el explosivo riff de ‘Johnny B. Goode’ para entender este género, ese sonido liberador que revolucionó al mundo occidental a mediados del siglo pasado.

El astro del rock and roll se llamaba Charles Edward Anderson Berry y había nacido el 18 de octubre de 1926 en la ciudad de St. Louis, Missouri. Era hijo de un diácono baptista y una profesora, y desde muy niño se aficionó al blues, a la música de Nat King Cole, uno de sus ídolos, a la vez de dejar constancia de su talento para el verso. Pero también destacaba por meterse en problemas y acabar en reformatorios.

Fundó su primer grupo, The Chuck Berry Trio, en el local Cosmopolitan Club, compuesto por Berry a la guitarra, Ebby Hardy a la batería y Johnny Johnson al piano, este último como líder de la banda hasta la incorporación de Chuck.

A comienzos de los cincuenta, las actuaciones eran ya un éxito entre la comunidad negra, que fue la primera en admirar su talento creando unas composiciones de ritmo y espíritu juvenil, que transportan del country al R&B.

En 1955 Berry se instaló en Chicago, en donde trabajó y conoció al bluesman Muddy Waters, quien lo recomendó a Leonard Chess para que escuchara una canción compuesta por Berry. Se trataba de “Maybellene“, un éxito que gustó a gran parte de la población blanca alcanzando el puesto número 5 en las listas estadounidenses.  Fue entonces cuando comenzó a escribir para la discográfica Chess Records un gran número de temas que poco después se convirtieron en grandes clásicos del rock. Todos ellos sirvieron para que gente tan decisiva del rock como los Beatles (que le versionaron en varias ocasiones) o Rolling Stones (que comenzaron su carrera con “Come On”, una canción de Berry) se decidieran a adoptar las pautas de aquel gran maestro.

“Roll Over Beethoven”, “Johnny B. Goode”, “Rock And Roll Music”, “School Day”, “Carol”, “Sweet Little Sixteen”, “Memphis Tennessee”, “Around and Around”, “Little Queenie” o “Too Much Monkey Business” fueron algunas de las canciones más populares que grabó entre finales de los cincuenta y principios de los sesenta.

Publicó discos como “After School Session” (1957), “One Dozen Berries” (1958), “Berry Is On Top” (1959), “Rockin’ At The Hops” (1960), “New Juke Box Hits” (1961) o “St. Louis To Liverpool” (1964). Junto a estos Lps, su peculiar baile causó furor entre sus admiradores tan pronto salía a escena.

Quienes le conocieron destacan su fuerte personalidad, su carácter poco sociable y su gusto por la buena vida un cóctel que le ocasionaron algunos problemas con la justicia. A comienzos de los sesenta fue arrestado por viajar con una menor de 14 años que trabajaba en su club Bandstand. Por aquella acusación tuvo que cumplir una condena de cárcel de casi dos años, entre 1961 y 1963.

Tras salir de la cárcel, Chuck Berry continuó sumando éxitos con canciones como “You Never Can Tell” o “Nadine,” temas con los que siguió dominando el panorama musical, a pesar de la expansión de la música británica que ya se imponía en las listas mundiales.

En 1966 cambió la Chess por la Mercury Records pero a pesar de ello, los resultados no fueron lo esperado y regresó de nuevo a su primer sello, con el que consiguió su último gran éxito en 1972, “My Ding-a-Ling”, un tema que fue número 1 en Estados Unidos y en Gran Bretaña. En esta nueva década no cesaron sus problemas con la justicia que le llevaron de nuevo a la cárcel en 1979, ahora acusado de evasión de impuestos.

A partir de los ochenta y los noventa, continuó con sus giras pero sus actuaciones ya no estaban a la altura de la estrella que era. La dejadez y la improvisación del compositor llegaba hasta el punto de ir contratando a músicos locales allí donde actuaba, en vez de llevar los suyos fijos.  Sin embargo, el respeto a su imponente obra y su decisiva influencia en el mundo del rock, hacían de sus apariciones en vivo, todo un acontecimiento para la historia del rock. En palabras de John LennonSi quisieran darle un nuevo nombre al rock and roll, podrían llamarlo Chuck Berry”.    EFE/Doc

Etiquetado con:
Publicado en: Obituarios