PERIODISMO DATOS: TERRORISMO YIHADISTA

El 30 % de los yihadistas detenidos desde 2014 lo fue por propaganda

De los 224 supuestos yihadistas detenidos en España desde el 2014, año en que se autoproclamó el Califato del Estado Islámico (EI), al menos un treinta por ciento fue acusado de "difusión de mensaje terrorista", lo que indica la importancia de la propaganda en las redes sociales e internet para este grupo terrorista.
  • Momento de la detención de un hombre de 45 años en Benetússer (Valencia) acusado de captar a través de Internet a combatientes para viajar a zonasMomento de la detención de un hombre de 45 años en Benetússer (Valencia) acusado de captar a través de Internet a combatientes para viajar a zonas de conflicto. EFE/Kai Forsterling
  • Organización estructural del Estado IslámicoOrganizacion estructural del Estado Islámico. EFE/Irene de Pablo
  • Propaganda Estado Islamico TwitterPropaganda del Estado Islamico en Twitter. EFE/Irene de Pablo
  • Momento de la detención de un hombre de 45 años en Benetússer (Valencia) acusado de captar a través de Internet a combatientes para viajar a zonas
  • Organización estructural del Estado Islámico
  • Propaganda Estado Islamico Twitter

Según el general de Brigada Miguel Ángel Ballesteros, experto en terrorismo yihadista y director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEE), el valor de la propaganda virtual para el Estado Islámico se demuestra por la existencia en el Califato, como denomina a sus conquistas territoriales en Irak y Siria, de un ministerio de propaganda al mismo nivel que el de la “guerra”.

Conocido como Consejo de los Medios de Comunicación, está formado por más de un centenar de personas con funciones diferentes y línea directa a todas las demás estructuras principales del Estado Islámico, incluidos el Consejo Militar, el Político y el Financiero.

Según un trabajo de investigación del Grupo de estudios en Seguridad Internacional (GESI) este Consejo está formado por varias subestructuras propagandísticas como Al Hayat, Al Furqan, Al Battar, Al Bayan, Ajnad Media Quran, Ajnad Media Nasheed, con distintos cometidos específicos y que a su vez están descentralizados y cuentan con unidades en los niveles más inferiores para la propaganda a nivel provincial y local.

Un poderoso conglomerado que incluye productoras de vídeo, emisoras de radio, agencia de noticias, videojuegos, sitios en Internet y publicaciones escritas, incluida una revista en inglés, antes llamada Dabiq y ahora Rumiyah, de rigurosa aparición mensual.

Desde estas plataformas se reclutan seguidores, enseñan a fabricar bombas o crear la mayor destrucción posible con objetos cotidianos, como camiones o cuchillos caseros.

El Estado Islámico controla miles de cuentas

El Estado Islámico controla miles de cuentas en las redes sociales que centraliza a través de Twitter y que generaron entre enero de 2014 y junio de 2015 1,9 millones de tuits, según un estudio de Adam Badawy y Emilio Ferrara de la University of Southern California.

Además, según un informe del NATO Strategic Communications Centre of Excellence de 2016 pueden existir 338.00 cuentas con 67 millones de seguidores, que solo en 2015 difundieron entre 5.000 y 30.000 tuits diarios con una etiqueta referente al EI.

Las cuentas desde las que se difunden estos tuits, algunas con más de 14 millones de seguidores, son a menudo borradas o suspendidas, según indica el mismo informe, que estima que el 49 % de ellas tienen un plazo de vida de tres semanas.

Un ingente tráfico de mensajes que hace posible entrar en contacto con el EI sin demasiados problemas y que para el general Ballesteros permite “ser captado en tres meses y desviado a redes ocultas”, mucho más difíciles de controlar.

Este modo de operar se basa en la conversión a la “yihad” o guerra santa, que hace posible la redención de quien ha infringido los preceptos del Corán y que a la vez alimenta un fuerte espíritu identitario y de pertenencia al grupo.

La dificultad del idioma en la propaganda

Propaganda Estado Islamico Twitter

Propaganda del Estado Islamico en Twitter. EFE/Irene de Pablo

En España la difusión de la propaganda oficial del Estado Islámico se ha visto dificultada por el idioma, ya que se publica en árabe o inglés y otras lenguas pero no en castellano, por lo que ha dado lugar a una figura nueva de activista, encargado de la traducción de los mensajes de la organización y su posterior propagación.

En un informe del Departamento de Seguridad Nacional español (DSN) se asegura que en el verano de 2016 el Estado Islámico lanzó una campaña para contratar traductores de castellano, lo que daba a entender el creciente interés del grupo por captar y reclutar a ese tipo de combatiente.

Sin embargo, la carencia de inmigrantes de segunda generación en España, salvo en Ceuta y Melilla principal caladero para captar yihadistas, complica su expansión en el resto del territorio, como reconoce el director del IEEE, aunque la situación puede cambiar en 10 años con la irrupción de segundas generaciones.

El gran peligro para la seguridad nacional es la posibilidad de atentados. Para evitarlo las Fuerzas de Seguridad españolas actúan ante las primeras alertas pues, como dice el general Ballesteros, las células yihadistas en cuanto consiguen explosivos o armas pasan rápidamente a la acción, como se vio en los atentados del 11 de marzo de 2004 o con las últimas detenciones de individuos preparados para cometer ataques terroristas.

Una estrategia que ha dado como resultado la detención, según el ministerio del Interior, de 716 supuestos yihadistas (784 si sumamos los detenidos en operaciones conjuntas fuera de España) en 213 operaciones desde el año 2004.

Además y en relación al Estado Islámico, de los detenidos a partir del año 2014, en la que se autoproclamó el Califato del EI, alrededor de la cuarta parte, fueron acusados del delito de “difusión de mensaje terrorista” en base al artículo 579 del Código Penal español.

Este artículo castiga la difusión de mensajes o consignas que tengan como finalidad incitar a otros a la comisión de delitos de terrorismo.

2004, el año con más detenciones

 

El año con más detenidos fue 2004, en coincidencia con la investigación de los atentados del 11 de marzo, cuando fueron detenidos 131 personas. En años sucesivos el número de detenidos disminuye desde los 92 de 2005 a los 8 de 2012.

Esta tendencia a la baja se rompe en 2013, en pleno apogeo del conflicto civil en Siria, con 20 detenidos y que crece nuevamente en 2014, año de la autoproclamación del Califato del Daesh, con 36.

En 2015 sube a 75 y disminuye a 69 en 2016. En cuanto a este año, desde el 1 de enero han sido detenidas 44 personas en 30 operaciones, lo que parece señalar un nuevo repunte en las detenciones.

Por comunidades autónomas, Cataluña, con 76 detenidos, ha sido la región española donde más arrestos se han producido desde 2012, seguida de Madrid con 40; Ceuta, 31; Melilla, 22; Comunidad Valenciana, 19 y Andalucía, 15.

Según los datos del Grupo de Estudios de Seguridad Internacional de la Universidad de Granada (Gesi), España aparece mencionada en 44 comunicaciones del Estado Islámico, de las que 17 son amenazas directas.

La primera apareció en un vídeo el 17 de mayo de 2014, en la que un ciudadano kosovar anunciaba que “debemos conquistar España y Roma” y la última en el número de la revista Rumiyah el pasado mayo, donde bajo una fotografía de la Alhambra de Granada se afirma que “cayó en manos de los “infieles” por la división de los musulmanes”.

La propaganda relativa a España destaca por las menciones a Al-Ándalus, nombre que los árabes daban a España, que forma parte de los mapas del califato como territorio propio y no de conquista, como sería el caso de otros países europeos.

Características de la propaganda

Organización estructural del Estado Islámico.

Organización estructural del Estado Islámico. EFE/Irene de Pablo

Una de las formas de propaganda más utilizadas por el Estado Islámico son vídeos de corta duración compartidos a través de las redes sociales, conocidos como “mujatweet”, que retratan de manera amable y aparentemente inocua aspectos de la vida cotidiana en las poblaciones en manos de los yihadistas.

Sin embargo no faltan otros mensajes de carácter amenazador y combativo, en los que se difunden contenidos yihadistas y se llama a la comisión de actos violentos hacia los que considera sus enemigos.

Otro aspecto de la propaganda es la calidad en la producción de vídeos, que ensalzan y engrandecen las acciones bélicas del grupo terrorista, con la utilización de imágenes en alta definición y una puesta en escena y realización de tipo profesional.

En este punto cabe señalar la importancia que el EI da al aspecto visual, ya que es una manera de evitar las barreras idiomáticas y de captar a un público joven acostumbrado a la narrativa de los videojuegos y de las películas de acción.

Por último se encuentran las revistas o publicaciones yihadistas, publicadas principalmente en árabe e inglés. La primera de las publicaciones en inglés para sus acólitos occidentales fue Dabiq, que desapareció tras el número 15, siendo sustituida por Rumiyah (traducido como “Roma”), de la que han aparecido 10 números.

La propaganda del EI siempre ha hablado de un Estado en construcción que lucha, gana, se expande y se consolida en el nombre de Alá. Por eso sirve para enseñar que es imparable y esconder sus derrotas sobre todo ahora que está perdiendo el territorio conquistado en Siria e Irak.

Por eso el aparato propagandístico del ISIS se ha convertido hoy día en un elemento aún más vital para el Estado islámico y que a través de las redes sociales y la figura de los voluntarios que difunden su propaganda, busca adaptarse a nuevo escenario, en el que convencer a individuos radicalizados y sin vínculo directo con la organización para cometer acciones terroristas en Occidente.EFE

(Información de Luis de León y Gerardo Domínguez con la colaboración de Silvia De Francisco e Irene de Pablo).

Este texto forma parte de la nueva línea de producción de periodismo de datos de la Agencia EFE. Para ampliar la información y solicitar otros trabajos, póngase en contacto con nuestro departamento de atención al cliente en el teléfono 902 222 392, en horario continuo de L a V desde las 08:30 horas hasta las 20:00 horas, o en la dirección soportecomercial@efe.es

Tiene accesible toda la documentación de este informe aquí

 

 

 

 

Etiquetado con:
Publicado en: Periodismo de datos