En su reciente visita a Israel y Palestina el presidente de EEUU, Donald Trump, dejó contentas a ambas partes y habló de la necesidad de paz, pero quizás más importante que lo que dijo es lo que no mencionó: asentamientos, Estado palestino, embajada, concesiones, fronteras.