Una masiva protesta convocada por los sindicatos que derivó en hechos de violencia colapsó el 24 de mayo la capital brasileña y exigió la “inmediata” renuncia del presidente Michel Temer, cada vez más acorralado por graves sospechas de corrupción.